Cadena Azul Lorca 107.0 & 107.8
La radio local

La Comunidad cubrirá todos los gastos del cierre de los locales de hostelería en la Región

La patronal Croem y la Región de Murcia esperan alcanzar un acuerdo hoy que garantice el pago de alquiler, cuota de autónomo y otros gastos corrientes de los locales con ayudas directas a fondo perdido durante el tiempo que dure el cierre de los establecimientos.

La hostelería no tiene la culpa de los contagios. Esta la idea clara y contundente que el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, quiso poner de manifiesto después de reunirse con la patronal Croem en la tarde de ayer jueves para perfilar el plan de rescate al sector que desde mañana tendrá que cerrar sus establecimientos.

«La hostelería no transmite el virus y los hosteleros son víctimas de la pandemia», afirmaba en rueda de prensa el presidente, que enfatizó la idea de que se debe cortar cualquier actividad que implique interacción social sin mascarilla y entre personas no convivientes.

Con este argumento sale el Gobierno regional a defender la medida de cierre de la hostelería y, ante el monumental enfado que mostraron el miércoles las patronales del sector por la restricción que aprobó el Comité de Seguimiento de la Covid-19, promete «subvencionar el gasto» de los hosteleros en los 14 días que dure la clausura de los locales.

Miras ha señalado la intención de habilitar subvenciones a fondo perdido para que bares y restaurantes puedan afrontar los gastos que les supondrá cerrar, aunque no ha detallado su cuantía y se ha limitado a insistir en que se hará cuanto sea necesario para salvar al sector.

La intención es “subvencionar el gasto global”, que incluye el alquiler de los locales, el material perecedero que no podrán utilizar estos días y el impuesto de bienes inmuebles, entre otros conceptos, ha concluido Miras.

El presidente no aclaró con qué dinero contarán para ese paquete de ayudas, pero el presidente de la patronal Croem, José María Albarracín, que acompañó a López Miras en la reunión y en la rueda de prensa, aseguró que esas subvenciones están en el mismo nivel de todo lo que exigía el sector hostelero para aguantar el cierre.

Las promesas de cubrir la cuota de autónomo o el pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) también entran dentro de este plan de rescate con fondos económicos regionales. «Mañana (por hoy) creemos que podemos alcanzar un acuerdo», reflejaba el presidente de la Croem, mientras que López Miras señalaba que espera llevar la medida al Consejo de Gobierno de la próxima semana para su aprobación. Durante la tarde y noche de ayer y hoy viernes por la mañana se seguirán reuniendo los técnicos que conforman esta mesa de trabajo para lograr un acuerdo entre la patronal y el Ejecutivo.

Las posturas «pueden resultar diferentes» en algunos puntos, remarcaba Albarracín, pero añadió que salen satisfechos de la reunión y el primer contacto.

Encima de la mesa está también poner a disposición de los hosteleros un comité de expertos que ayuden a asesorar en cualquier duda financiera o sobre la gestión de los locales. Respecto a las movilizaciones que pretenden llevar a cabo los hosteleros mañana sábado, Albarracín no creía necesario que se llevaran a cabo porque se mostraba convencido de que las ayudas a fondo perdido contentarían al sector. «Esa inyección de liquidez contempla un paquete importante de fondos directos» cuya cuantía y definición de líneas de apoyo económico se pretenden dar a conocer este viernes.

Todas las decisiones que se aprueben desde el Gobierno regional vienen avaladas por los expertos en epidemiología y en Salud Pública. En este punto quiso insistir ayer López Miras a la hora de justificar el motivo por el que se obligaba a cerrar a los bares y restaurantes. «Son inasumibles» los datos que mantiene la Región en cuanto a contagios y el presidente llama a no «normalizar la muerte».

Se mostró convencido de que todas las medidas restrictivas impuestas tanto por el Gobierno central como regional ayudarán a rebajar los contagios. En la hostelería vio un problema el presidente por ser un escenario de relajamiento social donde se juntan personas no convivientes que se quitan la mascarilla, algo que a su parecer no ocurre en otro tipo de comercios.

Nada se sabe de los daños colaterales que provoca este cierre y que afectan a las empresas y proveedores del gremio hostelero y que también están seriamente afectados por esta situación, ¿si se quedan sin clientes a quien les van a vender?.

¿Qué ayudas contempla la administración para ellos?, ¿cómo se cuantifican esas pérdidas?, quedan muchas incógnitas en el aire y pocas respuestas por parte de los organismos oficiales para ellos.

También podría gustarte

Política de ley de cookies Aceptar botón Lee mas

Política de privacidad y cookies